blog-de-fitness-y-recetas-fitness.pngHola, este post es distinto y es en honor a mi ex rutina de gym. Todos los cuerpos son distintos y el mío era un asco hasta hace poco en rendimiento, resistencia, fuerza y velocidad, pero de a poco lo he ido mejorando, pasando de hacer los ejercicios introductorios a punta de orgullo y tenacidad, porque no me podía ni el peso de mi cuerpo, trataba de pararme en un pie y perdía el equilibrio al bajar una mancuernita de ½ kilo y a la tercera repetición ya tiritaba…y aún faltaban 5 para hacer las 8 de la serie. Y ni hablar como le levantaba al otro día, me dolía el alma, los peores sufrimientos eran hacer una cola de caballo (levantar brazos) o sentarme en el WC (sentadilla)…ni hablar de usar escalera.

Comenzaré colgando mi rutina con dibujitos, luego si quieren seguir leyendo, les hablo de como inició todo, como pase de sedentaria por varias cosas hasta ir al gym, y como yo “con suerte levantaba la cuchara” quizá hasta se identifiquen y motiven. Todas podemos.

Lunes

lunes

lunes 2

Miércoles 

miercolesmiercoles2

Viernes

viernes

viernes 2

¿Cómo inició todo?

Desde chica nunca fui amiga del deporte, no me gustaba ninguno y hasta el profe de Educación Física (clase de deportes) me hacía bulling porque llegaba última en todo y todo me costaba, con ese apoyo, ganas no daban, hasta que conseguí certificado médico con mi pediatra para eximirme de la clase y hacer trabajos escritos, así mi mamá estaba feliz, porque el ramo no me bajaba el promedio y yo era feliz porque no tenía que hacer educación física.

Pensándolo como adulta, era bien aburrida la clase. Correr monótonamente, abdominal y sentadillas clásicas, saltar unas cuerdas rudimentarias, jugar fútbol o basquetball o handball, quemadas (cuando el profe no quería hacer clases), ajedrez cuando llovía… Y así durante 12 años.

De adolescente hacía abdominales en mi casa (juraba que así iba a ser flaca como de revista) y en una clase de gimnasia, donde yo estaba sólo mirando, descubrí que era un poco más flexible que las demás niñas, en especial para ser tan sedentaria.

Casi a los 20 compré un sostén deportivo (cuando eres talla S con copa C, es difícil el deporte, el busto molesta y hay pocos bra que te queden bien, o sea sostengan y dejen respirar a la vez), y salí un día a trotar a las 6 de la mañana para que nadie me viera, con un short normal (que usaba de pijama) y una polera vieja…y zapatillas, todas tenemos zapatillas deportivas con las que nunca hacemos deporte. Troté super lejos y llegué con la lengua afuera –ok, ahora sé que fue como 2,5 km ida y vuelta pero yo era sedentaria y almorzaba empanadas con jugo o completos casi todos los días en la U y como era delgada no me preocupaba-. Y descubrí que por primera vez desde que entré a la U el odio, rabia, pena y frustración no estaban.

Cuando cumplí 20 deje de fumar el día de mi cumpleaños. Seguía trotando unos 3 a 4 días a la semana, cada vez más lejos. Así durante 2 años, interrumpiendo esto a veces por sobrecarga en la U o lluvia. Hubo un momento con varios cambios en mi vida, periodo difícil en salud y emocional y ahí conocí el yoga. Practiqué en una academia (que entre más moda es la práctica de yoga están más caras). Seguía trotando y luego haciendo yoga por mi cuenta… Igual me estanqué y quería algo más… más fuerza, más velocidad y algo más movido, que me exigiera más. Probé pilates y spinning.

A los 24 empecé a ir al gym para complementar el yoga, y quería bajar unos kilitos.

¿Y el gym?

Desde los 24 que voy al gym, complementando con spinning, trote y ahora Kick Boxing. Me siento feliz y liviana ahí, es como estar realizada, ver que puedes más, más fuerza, más rápido, más técnica. De todos modos, ya comenté en otro post que yo no vivo del deporte, tampoco vivo de mi cuerpo – no soy modelo ni actriz ni  bailarina ni scort-, si me vez en la calle o con ropa normal (sin mostrar las piernas y brazos) ni se nota que soy una persona activa (1,61 m y 56-58 kg). Si estoy saturada en la U o en el trabajo o con cosas familiares, chao deporte…o igual pudo hacer en mi casa.

Actualmente voy al gym lunes, miércoles y viernes…y hago kick boxing martes y jueves… a veces hago enroques de día para ir a todo…si no se puede, chao kick boxing porque aunque me llena más, me cansa más y tengo que rendir en el resto.

¿Y la rutina?

Trato de cambiarla cada 4-5 semanas, cuando ya no me cuesta ni #UffQueEsfuerzo realizarla, de todas maneras dentro del ciclo de la rutina a veces le subo repeticiones o peso, de a poco… igual en vacaciones no voy al gym y adapto ejercicios a mi casa y alterno con trote y yoga básico.

Yo tengo bastante resistencia y mi metabolismo es raro, hago músculo muy fácil pero me cuesta quemar grasa, así que hago harta repetición con bastante peso y descansos de 1 minuto entre series. Cuando ando apurada, en el descanso de 1 minuto, hago el siguiente ejercicio…para aprovechar. El couch del gym y el entrenador de KB me entienden N y saben que entre más exigen más doy. También me asesoro con una nutri, hacer harto ejercicio te obliga a cuidar lo que comes, no hago dieta pero como sano.

Espero les haya gustado. Próximamente mi nueva rutina, con más peso y un par de ejercicios nuevos o modificados.

Anuncios