bloq.jpgEn general, hago reseñas individuales, pero esta vez comentaré dos productos que uso casi a diario. El bloqueador Nivea Protect&Light Feel(ex sun light feel) SPF50 -que uso de septiembre a marzo o abril, el resto del año solo me aplico mi crema hidratante Neutrógena SPF30– más mi bálsamo de labios improvisado Lip Ice SPF15. Los bálsamos labiales los uso todo el año, para el frío o sol, pues se me resecan con facilidad los labios, y comencé a usar este cuando se me perdió momentáneamente el BabyLips de Maybelline.

Presentación del producto:

Nivea: Botella celeste plástica de 200mL, con tapa dispensadora, con un hoyito, como la mayoría de los bloqueadores.

Lip Ice Coco Vainilla: Tubo blanco delgado, con tornillo. Contiene 3,5 g de bálsamo.

Características generales:

Nivea: Blanco y cremoso, se absorbe rápido pero deja una pequeña estela clara (no blanca pero un poco más “claro” el tono de piel, sin llegar a ser Gasparín, menos que los bloqueadores normales). Medianamente fluido. Fácil de esparcir, incluso sobre los pelitos de los brazos, lo que hace que su aplicación sea rápida y se gaste poco. Hidratante. Textura un poco grasa. Olor a nívea, que se pasa en varios minutos (15-30 minutos). Hipoalérgenico. No comedogénico. Apto para todo tipo de piel y sexo, pero no lo recomiendo para pieles muy grasas o hacer deporte…ningún bloqueador regular lo recomiendo en esos casos, sino los especializados dermocosméticos para deportes o pieles grasas. Apto en piel sensible. Deja la piel medio aceitosa o brillante al absorberse, sin ser pesada, pero yo la sello con polvo. Se sale con sudor o agua, como leche blanca, pero hasta con los bloqueadores blancos más caros “a prueba de agua” me ha pasado, al menos cuando troto me suda solo la cara a nivel goteo, por lo que soluciono con gorrito, no se me corre del cuerpo.

Lip Ice Coco Vainilla: La barra es como color mentolato (vapo rub), transparente pero blanquecina. Al aplicarlo es aceitoso pero no pegajoso, se aplica en una capa delgada. Brilla súper poco, así que es apta para hombres. El olor a coco vainilla es muy sutil, yo odio el coco y vainilla y no le siento mucho el olor. Es mentolado, por lo cual genera una sensación refrescante y de alivio, cuando tenemos los labios un tanto descuerados o rotos. Muy hidratante.

Uso del producto: Aplíquese sobre la zona indicada, hasta cubrirla por completo sin aplicar excedente de producto. La protección solar se aplica 20 minutos antes de la exposición al sol y luego cada 3 horas de exposición.

Precio y lugar donde comprarlo: Ambos productos se encuentran en todos lados. Supermercados, farmacias, perfumerías, incluso a veces los he visto en servicentros (estaciones de servicio en las bencineras).

Nivea: Yo todos los años lo compro en oferta a $4990, pero cuesta en precio normal alrededor de $6490 a $8990.

Lip Ice Coco Vainilla: $1990, aunque a veces está en oferta a $990, $1090, etc.

Yo los uso bastante, los recomiendo, soy bastante alérgica #TodoMeDaAlérgia, hasta el perfume del papel higiénico Elite, estos nunca me han generado reacción adversa.

En el caso de bloqueadores, he probado varios. Leblon Solar, Simond y todos los demás baratos me dieron alergia (prurito, enrojecimiento, inflamación leve y mucha picazón). De Vichy probé los de rostro, tanto para piel grasa como seca y sensible y todos me produjeron alergia luego de una semana de uso, debido al perfume que contenían (cómo le ponen perfume a un dermocosmético?!!!!!!!!!!!!!!!!!!!). Un día me dije a mi misma: “Misma, y si pruebas con el bloqueador de niño que nunca le ha dado alergia a los niños mega-alérgicos de la casa”, que resultó ser el típico nívea de niños spf50+ a prueba de agua (frase muy falsa, porque hasta con lavarse la cara se sale como “leche blanca”), me lo apliqué y no hubo problemas ni ese día, ni los 4 años siguientes. Es decir, encontré mi nirvana de los bloqueadores. Puedo aplicar maquillaje encima, me lo aplico en poca cantidad, espero que se absorba y me aplico mi maquillaje, que tiende a durar un poco menos, lo cual no me incomoda pues en verano una aplica menos productos, cosas más de polvo y con o sin bloqueador sudas y sudas…y sigues sudando, de todas maneras te dura menos el maquillaje.

El punto malo, no malo exclusivo como mencioné anteriormente, es que no ayuda al hacer deporte que se salga con el sudor. En tal caso el único que probé y funcionó infalible es el “Fotoprotector ISDIN Fusion Gel SPF 50+”, que la marca promociona como ideal para hombres, zonas con pelo, cuero cabelludo (asumo que para calvos) y para hacer deporte. Un visitador médico conocido me regalo 2 o 3 cajas de muestras médicas. Era aceitoso, con textura de aceite y fluido como aceite, tenía un color entre aceite y aceite de oliva y dejaba la piel con una coloración de tono oliváceo. A pesar de todo, era oil free y no comedogénico. Era fluido, fácil de esparcir, se usaba muy poco producto, se absorbía un poco y quedaba la piel untosa. Pero no se salía, con nada. Full recomendado para el deporte, pero había que retirarlo con mucho jabón y esponja… Y en la cara con crema y desmaquillante. Pero no te llegaba ni un rayito de sol a la cara o cuerpo, no se me deshidrataba la piel aunque me pusiera a hacer treaking o correr 6Km a pleno sol. Para deporte, el mejor de la vida. A pesar de que era asqueroso y me veía medio verde y tenía que pedirle por favor que se saliera, debo reconocer que era imbatible al sudor. Es un hecho que cumple.

El bálsamo labial lo conocí sin querer. Yo usaba mi baby lips transparente y un día desapareció (se me quedó en el casillero del trabajo) y lo necesitaba urgente, porque mis labios estaban destrozados y resecos, no quería comprar otro porque al mío le quedaba bastante. Así que le saqué a mi papá uno que le regalé hace años (nunca usó, aún estaba en el blíster sellado y quedaba un año para su expiración). Lo usé, el olor era mmm, ni bueno ni malo, la sensación mentolada nunca me llamó la atención pero no me molestaba…Funcionó como barrera al sol y viento y frío, hidrataba. No afirmo que me sanó, pero se me regeneraron muy pronto y sin contratiempos. Incluso, me ha salvado del dolor y resequedad provocado por heridas (queilitis) que se me producen por alergia a labiales o el látex de los guantes de dentista. Se porta bien, es barato, cómodo, transportable, es delgado y liviano así que cae en cualquier bolsillo. Quizá cuando se me acabe lo vuelva  a comprar.

Luego de un tiempo, comprobé que su olor a mentolato se explicaba, porque Lip Ice es una marca de Mentholatum (secreto de la abuela y mamá para los labios partidos). Por último, existe en varios olores e incluso sin olor.

Anuncios