Este es un consejo útil para utilizar un acondicionador que por algún motivo no nos gustó (botarlo nos haría doler ese órgano externo a nosotros, tan sensible, llamado bolsillo). A su vez, es un consejo fantástico para quienes nos afeitamos las piernas, ya sea como rutina o emergencia… o sacar esos malditos pelitos que no quisieron salir con nada y ya se notan.descarga

En las piernas secas, aplique el acondicionador como si fuera crema y masajee un poco hastaque queden blancas, acto seguido, comience a afeitar. Es asombroso lo suaves y aterciopeladas, hidratadas, sin pelo y sin cortes que quedan las piernas. Es más suave y efectivo que el jabón y, por lo demás, sirve de “guía” para saber si ya afeitaste una zona o para ver donde te faltó un milímetro de pasada.

Espero les sirva.

Anuncios