A veces tenemos un par de ingredientes a mano y nos aburrimos de comer siempre lo mismo. Con esos mismos ingredientes puedes innovar y comer sabores distintos. Esta receta necesita principalmente carne molida o picada chica y cebolla. Yo lo cocino cuando tengo bistec congelados de mucho tiempo, considero que al freír el bistec congelado desde hace tempo el color, textura y sabor son distintos y no me gustan, por lo cual hago esto. Demora alrededor de 15 minutos o menos, dependiendo de la dureza y tamaño de la carne, así como el contenido de grasa. Más grasa, más rápida la cocción.

Ingredientes:

Carne molida o picada en pedazos pequeños (menos de 1cm, recomendable para carnes congeladísimas).

Cebolla picada en cubos pequeños (mismo volumen que la carne)

Aceite

Comino, Sal, Pimienta

Aliño completo

Lo que se te ocurra (cebollino, ciboullette, verduras varias).

Preparación:

1. Una vez cortada la cebolla en cubos finos, sofreír en sartén u olla con 2 cucharadas de aceite.

2. Una vez transparente la cebolla, agregue la carne picada o molida y fría revolviendo constantemente. Cuando la carne esté sellada, es decir, se vea cocida por fuera (2 o 3 minutos de freir a fuego alto), agregue los aliños a gusto*. Continúe la cocción hasta que esté cocida la carne y blanda la cebolla.

3. Si desea la cebolla más blanda y no quiere perder el juguito de la carne ni quemar la olla o sartén, puede agregar agua hasta cubrir la preparación, semitapar (o tapar si la tapa tiene un hoyito) y dejar hervir hasta que se evapore el agua y la cebolla ablande.

*Personalmente aplico a media cebolla grande y 1 bistec grande y grueso que me alcanza para 2 porciones, 2 pizcas de sal, una pizca de comino, media pizca de pimienta negra molida grande, una pizca de aliño completo y mis dedos son chicos…por lo tanto son pizquitas. Y yo como harto.

Anuncios