Cuando llegamos al verano entre la piscina, río , sol abrasador, calor y a veces, exceso de duchas, nuestro cabello se “hace bolsa”. Si bien hay personas que tienen dinero y tiempo para realizarse tratamientos en centros estéticos y caseros que demandan costos inmensos de dinero y tiempo, hay quienes preferimos soluciones “wenas, wonitas y waratas”. Es decir, muy flojas, ojala no gastar mucho, tener cosas a mano en la casa y no ocupar una enormidad de tiempo, como lo demandan las mascarillas naturales, que para colmo de males, dejan todo sucio y shorreado.

Para ello les traigo una opción a ocupar en la ducha. Necesitas tu Acondicionador de siempre, en un pote mezclas la cantidad que usas habitualmente con miel o azúcar o aceite de coco o aceite de palma o aceite de oliva (cuesta más enjuagarlo) o aceite Oriflame de leche de arroz y coco (cuesta $690 en oferta de catálogo…cuando está a ese precio compro varios y con mi pelo hasta el sostén, me dura 2 usos cada ampolla). Revuelves hasta alcanzar una mezcla homogénea y te lo llevas a la ducha. Te aplicas Shampoo, lo enjuagas, te aplicas esta mezcla y dejas actuar mientras te enjabonas y enjuagas el cuerpo, posteriormente enjuagas el pelo y Listo!!!

Mi pelo era ondulado y castaño muy oscuro, pero con lo seco que es ahora mi color cambió a un castaño cobrizo, como medio (ni claro ni oscuro) con reflejos rojos (nunca he usado tintura) y se puso liso… con esta super mezcla, se pone más brillante y me devuelve las ondas de abajo (esas que las abuelas les llaman “gatitos”).

P.D: Los acondiconadores y máscaras comerciales actuales siempre dicen deje actuar por 3 minutos, ni idea si son más o menos de 3 minutos, pero no me voy a meter con Timer a la ducha. Si eres extricta, una opción al timer es una canción… duran aprox ese tiempo.

Anuncios