Un perfume es una sustancia aromática, usada actualmente en cosmética, que consiste en una mezcla de solutos y un solvente. El solvente es el líquido que esta en mayor proporción, generalmente alcohol. Dentro de los solutos están el agua, los aceites esenciales, fijadores y conservantes.

Desde el punto de vista químico, las sustancias aromáticas que conforman al perfume son del tipo orgánicas (formadas principalmente por carbonos e hidrógenos), las cuales son solubles en solventes orgánicos (como los alcoholes), no así en agua.  Hace años, un profesor de química orgánica tenía la costumbre de mencionar repetidamente la frase “lo similar se disuelve en lo similar” (lo cual es una redundancia, pero va al caso). Es decir, una sustancia orgánica, como un perfume, se disuelve en un ambiente orgánico. Para aclarar, el agua es un solvente inorgánico, los aceites esenciales se disuelven en alcohol y el alcohol se disuelve en agua.

Los aceites esenciales son los extractos de plantas, flores, animales (ambar gris, almizcle), maderas u otros, o bien los compuesto sintéticos que entregan el aroma al perfume. Usualmente son sustancias costosas y difíciles de extraer o sintetizar por su deseado grado de pureza, por lo tanto, vienen en baja proporción. Para hacerse una idea, los aceites esenciales de un perfume son:

Perfume: 15-45%

Agua de perfume o Eua de Perfume: 15% aproximado.

Agua de baño o Eua de Toillette: 7-15%

Agua de Colonia o Eua de Cologne: 3-5%.

Splash perfumes: 1% aproximado

Los fijadores también son sustancias orgánicas, cuya función es disminuir la velocidad de evaporación del perfume y por lo tanto, aumentando su permanencia en la superficie donde fue aplicado. Desde hace cientos hasta hace décadas de años, los fijadores eran sustancias cerosas o aceitosas como el ámbar gris, almizcle o resinas. Actualmente son productos químicos de nombres raros y largos, que incluso en muchos casos nunca conoceremos de que están hechos (recetas secretas, nombres de fantasía o patentes millonarias de por medio).

La fijación de un aroma depende tanto del tipo de piel de quien lo usa como la calidad del mismo, la cual implica tanto la cantidad de aceites esenciales como la calidad de los “fijadores” añadidos al solvente. La principal característica de un perfume es ser una sustancia volátil, es decir, tiende a evaporarse. En palabras simples, forman una nube con olor. Lo que hace un fijador es disminuir la velocidad en que el perfume pasa a su fase de vapor, aumentando la duración del perfume en la zona aplicada.

Usualmente aplicamos perfume sobre la piel o cabello. Hay quienes tienen una zona predilecta como pelo, muñecas, bordes del cuello, tras las orejas, etc.Para quienes tenemos la piel seca o sudamos mucho no nos dura mucho el perfume. ¿Por qué? Bueno, el perfume se fija en las grasas y la gente con piel seca carece del sebo natural secretado por la piel, por lo tanto el perfume “no tiene donde agarrarse” y se evapora a la velocidad de la luz, en el caso del sudor, que es en su mayoría agua, diluye el perfume y le resta “olor”, aumentando su velocidad de evaporación.

A su vez, el aroma de un perfume se puede ver alterado por la cantidad de sebo, toxinas y pH de la superficie de la piel o la exposición a humedad o el sol. Los compuestos químicos no son indestructibles ni inmutables, pueden desintegrarse o cambiar su estructura o composición dependiendo del ambiente donde estén. Si el ambiente es la piel, un determinado pH podría afectar su grado de acidez, modificando el aroma. Los compuestos aromáticos tienden a ser inestables y “a romperse las moléculas de olor” en presencia de luz UV y/o calores elevados (por eso se aconseja guardar el frasco en su caja, dentro de un cajón o lugar fresco, seco y alejado de la luz). Las bacterias y hongos propios de la flora corporal  aumentar en presencia de ambientes húmedos y descomponen las moléculas aromáticas y toxinas excretadas (olor Non Grato).

Luego de comprender qué es un perfume, qué lo forma y qué lo podría alterar, vamos a ver soluciones para aumentar su duración. Muchas veces he leído (en revistas del año del cuete en consultas médicas o de dentistas) que para determinados tipos de piel se recomiendan determinados aromas o familias olfativas, lo que encuentro terrible y discriminatorio (y dónde queda el desarrollo del libre espíritu?). A mi me gustan cítrico-florales y suavecitos…y me duraban nada.

La Solución  es simple, si los perfumes se fijan en la grasa de la piel y no la tenemos, debemos imitarla, aplicando aceites antes de el perfume. Los pack de perfume y crema corporal tienen este fin, aplicas la crema y aplicas sobre esta la fragancia para potenciarla y aumentar su duración. También puedes hacerlo sobre un hidratante normal o con soluciones más rebuscadas:

1°Aplica el perfume en tus zonas menos secas (más grasas), como entre los senos o costados del cuello*.

2°Aplica el perfume sobre un hidratante o bloqueador.

3°Aplica aceite, cualquiera, de oliva, de coco (tiene olor, pero no dura mucho), de palma, de almendras… aceite de pelo (serum), aceite de la cocina… crema de la abuelita, de esas pastosas como la Lechuga o Araucana. Untas la yema del dedo y la esparces en la zona a perfumar hasta que quede una película fina (y como tengo la piel seca, hasta siento que se absorbe y no se ve brillante). Luego aplicas sobre esta zona el perfume.

Donde no aplicarlo: Zonas altamente expuestas al sol, con tendencia a sudar. Tampoco aplicarlo sólo en una zona, debe ser en varios puntos para que tu cuerpo tenga una estela de olor y TÚ huelas rico, no tu cuello… También se desaconseja aplicarlo bajo la quijada o cuello* o tras las orejas pues deja la sustancia muy cerca de la nariz y esta se satura de olor y termina por no sentirlo.

Osea, ¿han sentido a una viejita bañada en un perfume empalagoso de esos que pasan y te dan una cachetada y te dan vuelta?, es porque con los años vamos perdiendo un poco el olfato, sumado a que si siempre usas el mismo perfume y más aún cerca de la nariz, lo hueles tanto que terminas por no sentirlo. Esa es la razón de que personas mayores gusten de aromas fuertes y se apliquen alta cantidad. Se echan hasta que lo huelen, pero el problema es que lo huelen poquito.

Conclusión, con ingenio puedes oler como quieras, pero por favor se empático y no abuses.

Anuncios